Los tiempos han cambiado radicalmente y la mayoría de los papás mexicanos ya no ostentan esa temible figura de bigote, sombrero, pistola y caballo… ¿Cómo son los papás de hoy?

¿Qué pasa con los papás millennials?

La mayoría de los millennials que actualmente tienen un promedio de edad de 30 años, no quieren ser papás, debido a los cambios de roles de género y las responsabilidades que implican tener un hijo. Curiosamente, las mascotas desempeñan un rol de “hijos” con este perfil de hombres y mujeres

Sin embargo, un estudio realizado por la herramienta “Think With Google”, arrojó datos estadísticos muy curiosos con los millennials que sí son papás y que tienen un promedio de entre 30 y 39 años
de edad:

• Los padres del milenio adoptan un rol más íntimo y menos jerárquico con sus hijos.

• Aun siendo papás, los millennials se aferran a sus pasiones personales mucho más que las generaciones anteriores.
Eso puede traducirse ya sea en tomarse un tiempo “para ellos”, incluir a sus hijos en sus hobbies, o ambas.

• No hay ningún manual que nos enseñe a ser papás y los millennials están abiertos a recibir orientación. De ahí que, comúnmente, salgan del paso pidiéndoles ayuda a sus amigos. 

• El 55% de los padres millennials en Argentina, Chile, Colombia, México y Perú señala que YouTube les ha permitido conocer mejor el mundo de sus hijos.

¿Cómo son los papás mexicanos?

De enero a diciembre de 2017 se realizó la última Encuesta Nacional de los Hogares, realizada por el INEGI en el que descubrimos que en el 91.4% de los hogares familiares, el jefe de familia es un hombre, mientras que en las familias nucleares baja a 69%. Y aunque no lo creas, 43.8 millones de hombres mexicanos realiza trabajo doméstico no remunerado. En México existen aproximadamente 796 mil papás solteros y el 43% de los hombres mexicanos de 12 años y más se dedica al cuidado de menores, personas enfermas, con discapacidad y adultas mayores. 

De acuerdo con resultados de la Encuesta Nacional de Niños, Niñas y Mujeres, realizada por la Unicef, en México, tan sólo el 14% de los padres se involucra en actividades que promueven el aprendizaje y la preparación para la escuela de sus hijos o juega con ellos, comparado con 62%
de participación de las madres.